22 octubre 2017

Contemporánea

Literatura persa contemporánea

Algunas de los principales intelectuales de la literatura persa de izquierda a derecha Morteza Keyvan, Ahmad Shamlou, Nima Yooshij, Siavash Kasraie, y Hushang Ebtehaj

Historia

Algunas de los principales intelectuales de la literatura persa: (de izquierda a derecha) Morteza Keyvan, Ahmad Shamlou, Nima Yooshij, Siavash Kasraie, y Hushang EbtehajEn el siglo XIX la literatura persa experimentó un cambio dramático e ingresó en una nueva era. El comienzo de este cambio se ejemplifica con un incidente ocurrido a mediados del siglo XIX en la corte de Nasereddin Sha, cuando el partidario reformista y primer ministro Amir Kabir regañó al poeta Habibollah Qa’ani por “mentir” en un panegírico quasida escrito en su honor. Kabir veía a la poesía en general y al tipo de poesía desarrollado durante el período Qajar en particular perjudicial para el progreso y la modernización de la sociedad iraní, que él creía necesitada de un cambio. Estas ideas fueron manifestadas también por otros, por ejemplo Fath-‘Ali Ajundzadeh, Mirza Aqa Jan Kermani, y Mirza Malkom Jan. Kahn era también partidario de un cambio en la poesía persa en términos literarios, a fin de ser coherente con los cambios sociales.

No se puede comprender el nuevo movimiento literario sin tomar nota primero del movimiento intelectual de Irán, entre los círculos filosóficos del país. Dado el clima social y político de Persia (Irán) a fines del siglo XIX y principios del XX, que llevó a la revolución constitucional entre 1906 y 1911, la idea de cambio en la poesía se difundió ampliamente. Muchos arguyeron que la poesía debía reflejar las realidades de un país en transición. Esta idea fue propagada por figuras notables como Ali Akbar Dehjoda y Abolqasem Aref, quienes modificaron el sistema tradicional de la poesía persa mediante la introducción de nuevos contenidos y experimentando con la retórica, semántica y estructura. Dehjoda, por ejemplo, usó una forma tradicional poco conocida, el mosamat, para la elegía por la ejecución de un joven periodista. Aref empleó el ghazal, “el principal género dentro de la tradición lírica” para escribir su “Payam-e Azadi”.

Algunos investigadores sostuvieron que la noción de “ramificaciones sociopolíticas de los cambios estéticos” llevó al concepto de poetas como líderes sociales probando los límites y posibilidades del cambio social.

Un movimiento importante alrededor de la moderna literatura se ha focalizado en la modernización y occidentalización, y cómo estos términos son sinónimos cuando describen la evolución de la sociedad iraní. Se puede argumentar que casi todos los partidarios del modernismo en la literatura persa desde Ajundzadeh, Kermani, y Malkom Jan hasta Dehjoda, Aref, Bahar, y Rafat, se inspiraron en desarrollos y cambios que tuvieron lugar en occidente, particularmente en Europa. Esta inspiración no implicó simplemente una copia de modelos occidentales, sino la adecuación de aspectos de la literatura occidental, modificándolos para adaptarlos a las necesidades de la cultura iraní.

Siguiendo a los trabajos pioneros de Ahmad Kasravi, Sadeq Hedayat y muchos otros, la ola iraní de literatura comparativa y crítica literaria alcanzó una cumbre simbólica con los logros de Abdolhossein Zarrinkoub, Shahroj Meskoob, Houshang Golshiri y Ebrahim Golestan.

Literatura persa en Afganistán:

La literatura persa en Afganistán ha experimentado un cambio dramático durante el último siglo. A principios del siglo XX el país sufrió reformas económicas y sociales que llevaron a una nueva aproximación a la literatura. En 1911 Mahmud Tarzi, de regreso en Afganistán luego de años de exilio en Turquía, comenzó a publicar quincenalmente Saraj’ul Ajbar, que no fue el primer periódico del país, pero en el campo de la literatura y el periodismo inició un nuevo período de cambio y modernización. Saraj’ul Ajbar jugó un rol relevante en el periodismo, y posibilitó un nuevo canal literario abierto para que la poesía explorase vías de expresión con mayor compromiso social.

En 1930, luego de meses de estancamiento cultural, un grupo de escritores fundó el “Círculo literario Herat”. Un año después se fundó en la capital otro grupo llamado “Círculo literario de Kabul”. Ambos se convirtieron en un baluarte para los poetas y escritores tradicionales , y el modernismo en literatura Dari fue marginado de la vida social y cultural.

Tres de los poetas más prominentes en Afganistán en esta época fueron Ghary Abdullah, Abdul Hagh Beytat y Jalil Ullah Jalili. Los dos primeros recibieron la distinción de Malek ul Shoara (Príncipe de poetas). Jalili, el más joven de los tres, adhirió al estilo Jorasaní, en lugar del usual estilo Hendí de poesía. Se interesó así mismo en poesía moderna, y escribió algunos poemas en estilo moderno con nuevas características semánticas y emotivas.

Paulatinamente los nuevos estilos encontraron su lugar en los círculos culturales y literarios, a pesar de los esfuerzos en contrario de los tradicionalistas. El primer libro de poesía moderna se publicó en 1957, y en 1962 apareció en Kabul una colección del mismo estilo. El primer grupo que se dedicó al estilo moderno estaba integrado, entre otros, por Mahmud Farani, Baregh Shafi’i, Solyman Layegh, Sohail, y Ayeneh. Posteriormente se les unieron Vasef Bajtiarí, Asadullah Habib y Latif Nazemi.

Cada uno de ellos sumó su esfuerzo a la modernización del poesía persa en Afganistán. Otras figuras notables fueron Ustad Behtab, Leila Sarahat Roshani, Sayed Elan Bahar y Parwin Pazwak. Poetas como Mayakovsky, Yase Nien y Lahouti ejercieron una fuerte influencia en la literatura afgana. La influencia de iraníes como Farrojí Yazdi y Ahmad Shamlou fue así mismo de relevancia en prosa y poesía.

Escritores afganos prominentes como Asef Soltanzadeh, Reza Ebrahimi, Ameneh Mohammadi, y Abbas Jafari se formaron en Irán recibiendo la influencia de escritores y maestros iraníes. Aunque los escritores afganos no se han probado aún en la escena internacional como los iraníes, tienen sin embargo un futuro promisorio.

Literatura persa en Tayikistán:

La nueva poesía en Tajikistán está mayormente relacionada con la forma de vida de la gente y es revolucionaria. Desde la década de 1950 hasta el advenimiento de la nueva poesía en Francia, Asia y Latinoamérica el impacto de la modernización ha sido muy fuerte. En la década de 1960 la poesía moderna iraní, y la de Mohammad Iqbal Lahouri produjeron una profunda influencia en la poesía tajik. Este período es probablemente el más rico y prolífico para el desarrollo temático y formal de la poesía persa en Tajikistán.

Algunos poetas fueron meros imitadores, y se puede apreciar fácilmente len sus obras la incidencia de autores foráneos. Sólo dos o tres fueron capaces de digerir la poesía extranjera para componer obras originales. El formato y los aspectos descriptivos de los cuentos cortos y novelas se tomaron de Rusia y Europa. Los exponentes más relevantes de la literatura persa en el país son Golrojsar Safi Eva Mo’men Ghena’at, Farzaneh Joyandíandi y Layeq Shir-Ali.

Crítica literaria

Los pioneros de la crítica literaria en el siglo XIX fueron -entre otros- Mirza Fath Ali Ajundzade, Mirza Malkom Jan, Mirza Abd al-Rahim Talebof y Zeyn al-Abedin Maraghei.

Ya en el siglo XX, los especialistas más relevantes han sido: Allameh Dehjoda, Badiozzaman Forouzanfar, Mohammad Taghi Bahar, Jalal Homaei, Mohammad Moin, Said Nafisi, Parviz Natel-Janlari, Sadeq Hedayat, Ahmad Kasravi, Abdolhossein Zarrinkoub, Shahroj Meskoob y Hamid Dabashi.

Said Nafisi analizó y editó varios trabajos de crítica literaria. Es conocido por sus análisis sobre Rudaki y la literatura sufí.Parviz Natel-Janlari y Gholamhossein Yousefi, ambos pertenecientes a la generación de Nafisi, estuvieron también involucrados en literatura moderna y obras de crítica. Natel-Janlari se distinguió por la simplicidad de su estilo. No siguió a los tradicionalistas ni promovió el nuevo estilo, sino que su punto de vista tendió a incluir todo el espectro creativo y expresivo de la literatura persa. Otro crítico, Ahmad Kasravi, autoridad de experiencia literaria, atacó a los poetas y escritores cuya obra sirvió al despotismo.

La crítica literaria contemporánea alcanzó su madurez con Sadeq Hedayat, Ebrahim Golestan, Houshang Golshiri, Abdolhossein Zarrinkoub y Shahroj Meskoob. Entre estas figuras, Zarrinkoub tuvo posiciones académicas y reputación en el ámbito universitario. Más allá de su significativa contribución a la madurez del lenguaje y literatura persas, Zarrinkoub impulsó la literatura comparativa y la crítica literaria. Su obra Serr e Ney es una comparación crítica de Masnavi de Rumi. A su vez, Shahroj Meskoob trabajo sobre Shahnameh de Ferdowsi utilizando los principios de la crítica literaria moderna.

La principal contribución de Mohammad Taghi Bahar a este campo es su libro Sabk Shenasi (Estilismos), trabajo pionero sobre la práctica de la historiografía persa y el nacimiento y evolución de su literatura como uan institución diferenciada a principios del siglo XX.

El carácter singular de esta obra reside en el reconocimiento de sus logros metodológicos e institucionales. Más aún, no se trata simplemente de un texto sobre estilística, sino una vasta historia de la prosa persa y como tal, representa una intervención relevante en su literatura.

Jalal Homaei, Badiozzaman Forouzanfar y su alumno, Mohammad Reza Shafiei-Kadkani son otras figuras notables que han editado un número de relevantes trabajos literarios.

El análisis crítico de la obra de Jami ha sido encarado por Ala Jan Afsahzad, cuyo libro ganó el prestigioso premio de Mejor libro del año de Irán en 2000.

'