Tehrán

Teherán

La capital de Irán, está situada en el norte del país, en una meseta, al pie de los Montes Alborz. está formada por varias comarcas naturales: las estrechas llanuras marginales de Mazandarán y de Gorgán, parte de los Alborz y el conjunto de las tierras altas, que situadas al sur de la cadena, descienden hacia la depresión desértica de Dasht-e-Kavir. Las llanuras costeras tienen un clima suave y reciben abundantes aguas. Al nordeste de Teherán se encuentra un lugar bellísimo, el Pico Damavand, con una altura de 5.678 m. en la cordillera de Alborz. Debido a su población e importancia figura, junto con Estambul y El Cairo, como una de las urbes más importantes del Oriente Medio.

Historia:

Ya existía como poblado en el siglo IX. Con la devastación del país por los mongoles en el siglo XIII, se convirtió en el núcleo urbano más importante de Persia. Se convirtió en la residencia de la dinastía safávida en el siglo XVI con Tahmasp I quien construyó un bazar y una muralla.

El desarrollo urbanístico de Teherán no se produjo hasta que Aga Muhammed, de la Dinastía de los Qayar, la convirtió en capital de Persia debido a su proximidad con la región de Mazandarán, donde acampaba su tribu durante el verano. Esta circunstancia y su favorable situación geográfica en las rutas de comunicación entre el Mediterráneo y Oriente han impulsado su crecimiento demográfico, convirtiéndola en el centro económico y cultural del país.

Desde principios del año 1920 la ciudad estaba extensamente modernizada sobre un encasillado sistema y en este periodo memorable fue el comienzo del crecimiento de una fenomenal población e incontrolable desarrollo urbano, de tal manera continua hoy en día.

Es el centro político y económico de la nación. También es el centro educacional más grande y más importante del país. Tiene más de cincuenta grandes universidades en total en el Gran Teherán. La Universidad de Teherán es la universidad estatal más antigua y es la más grande de Irán.

Más de la mitad de las industrias del país están concentradas en Teherán, entre las que destacan la textil, azúcar, cemento y automovilística. Es centro del comercio de alfombras. También cuenta con refinerías de petróleo.

Lugares de Interés:

La ciudad de Teherán se divide urbanísticamente en cuatro sectores, cada uno de los cuales ejerce funciones diferentes: comerciales, administrativas, residenciales e industriales. En el centro se haya el núcleo o zona antigua, de aspecto oriental, con el Palacio de Ark, el Bazar y diferentes edificios religiosos; al norte se encuentran los barrios administrativos, con edificios públicos y bancos; la zona residencial ha ido ganando en cambio las laderas de los montes, de clima más suave en verano; los barrios industriales se encuentran al sur y al oeste, teniendo su corazón en la estación ferroviaria de la que parten tres líneas férreas entre ellas la que va al Golfo Pérsico.

Entre los edificios históricos más admirables se encuentran la Escuela Superior de Teología de Shahid Motahari, la Mezquita de Sepahsalar, construida a finales del siglo XIX y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura persa especialmente por sus mosaicos, los Palacios de Saad-Abad, uno de los complejos culturales más modernos del país y Niavaran Sahebgaranieh, con influencias arquitectónicas europeas y con preciosos jardines, la Mezquita Imam, a la que se puede acceder desde el Bazar, en el corazón de la ciudad y el Palacio Golestan, del siglo XVIII, donde fueron coronados diversos reyes y la Biblioteca Nacional.

Una de las construcciones más emblemática de Teherán es el Monumento a la Libertad (Bory-e Azadi), una impresionante construcción en forma de ‘Y’ invertida que conmemora el 2500 aniversario del Imperio Persa. En lo alto del edificio se encuentra el Museo Histórico de Irán, desde el que se obtienen excelentes panorámicas de la capital.

Entre los museos destacan el de Reza Abbasi, que alberga una rica colección de pinturas, caligrafía y libros. Se divide en dos secciones: Arte Pre-islámico e Islámico y la colección abarca piezas que van desde el 6000 a.C. hasta el siglo XX. El Museo de Alfombras ofrece un espléndido recorrido del arte del tejido desde el 1700 hasta nuestros días. Un verdadero paraíso para quienes gustan de las alfombras persas. El Museo de Artes Decorativas de Irán comprende cuatro plantas que acogen innumerables piezas de mármol, textiles, joyas espejos, cajas, trabajos en madera, trabajos en laca, en metal, así como diversa cerámica. Para los amantes de los cristales, vidrio y cerámica, nada mejor que acudir al Museo de Abguineh. Si dispone de tiempo, no deje de acercarse al Museo de Arte Contemporáneo, con una excelente colección de trabajos de diferentes artistas de este siglo, al Museo Arqueológico de Irán, quizás uno de los museos más exquisitos del país y donde podrá admirar las piezas que se han encontrado de la antigua Persépolis y al Museo de Joyas.

Teherán cuenta con diversos parques donde se puede descansar, disfrutando apaciblemente del ir y venir de los habitantes de la capital. Los más bellos se encuentran al norte de la ciudad y entre más famosos Parque Yamshidieh, con más de 15 mil árboles, Parque Mellat, con 34 hectaréa uno de los más grandes de Teherán , Parque Niavaran, uno de los lugares más apacibles de la ciudad y Parque Shatranj, donde se puede ver a numerosos capitalinos jugando ajedrez.

Clima:

La situación de Teherán, entre montañas y una cuenca desértica, tiene una gran influencia sobre el clima de la ciudad. El clima de las montañas es más bien fresco y semihúmedo, mientras que las zonas meridionales de la ciudad, casi en contacto directo con el desierto del Dasht-e Kavir son cálidas y secas. Los meses más cálidos son los de verano (mediados de julio hasta mediados de septiembre), con temperaturas medias entre 28 y 30°C. Los meses más fríos son diciembre y enero, con una temperatura media cercana a 1°C.

'