22 octubre 2017

Sobre Irán

Irán el territorio de cuatro estaciones

Irán conocido en Occidente como Persia hasta mediados del siglo XX, se sitúa en una elevada meseta, en el sudoeste de Asia. Limita al norte con Armenia, Azerbaiyán, Turkmenistán y el mar Caspio; al este con Afganistán y Pakistán; al sur, con el Golfo Pérsico y el mar de Omán, al oeste, con Iraq y Turquía.

El paisaje iraní, en el norte y oeste del país, está dominado por cordilleras que separan varias cuencas y mesetas unas de otras. La poblada parte occidental es la más montañosa, con cordilleras como los Montes Zagros y los Montes Elburz (Alborz), formando ésta el punto más alto del país en el Damavand a 5.607 m.Enormes bosque separan estos montes del Mar Caspio, que a la vez ofrecen paisajes verdes. La mitad oriental del país consiste básicamente en un desierto (Kavir Lut y Kavir Namak) deshabitado formado por cuencas con ocasionales lagos de sal, Los extensos desiertos de esta parte cuentan con fenómenos muy peculiares de la zona y preciosos paisajes de arenas.

Los Montes Elburz

Para los amantes de los deportes de montaña, como senderismo, ascensiones, escalada o esquí, Irán ofrece bellos parajes. Al norte de Teherán se encuentran los complejos de Shemshak y Shahrestanak, con diferentes pistas a altitudes de 2.500 a 3.000 metros. Para los escaladores se recomienda viajar al norte de Teherán, donde se encuentra el Monte Towchal (3.975 m.). Los más experimentados deberán acudir a la Montaña Damavand, con una altitud superior a los 5.000 metros. Entre los parajes de montaña más recomendados para realizar caminatas (en los que se requiere de cierta experiencia) se encuentran las Montañas Alborz, las Montañas Hamadan y las Azerbaiyán, que esconden bellos paisajes de lagos y cráteres.

Para quienes gustan de las actividades acuáticas, Irán ofrece innumerables sitios donde se puede practicar la navegación y el esquí acuático, especialmente en Amir Kabir Dam y a lo largo de las costas del Golfo Pérsico y el Mar Caspio.

Irán cuenta con un buen número de islas en el Golfo Pérsico. Entre las más significativas se encuentra Kish, Qeshm, Minu, Jark, Forur, Siri, Abu Mussa, Hengam y Lavan. Los puertos más importantes, emplazados en el Golfo Pérsico, son Abadan, Bandar-e Imam Jomeini, Mahshahr, Deilam, Genaveh, Busher, Bandar Lengeh y Bandar Abbas.

La gran extensión de Irán permite ver todo fenómeno natural de cualquier índole en este país y experimentar distintos climas en una misma estación.

Flora y Fauna

A pesar de los grandes desiertos que cubren parte del territorio del país, los bosques ocupan cerca del 11 por ciento de la superficie, a la que hay que sumar la amplia vegetación que se encuentra en los grandes oasis. La fauna y la flora varía considerablemente según la región y el clima: en los bosques del norte se pueden ver robles, arces, hayas, fresnos y boj, mientras que las montañas están cubiertas de arbustos silvestres como el tragacanto, goma, rubia y añil. En las regiones templadas, en los márgenes del Kevir, se encuentran árboles de plátano, pino, olmo, ciprés y nogal, entre otro.

En cuanto a la fauna, ésta es muy variada: en las montañas habitan tigres, lobos, osos, ciervos, jabalíes, panteras, zorros, leopardos, chacales y liebres; los desiertos acogen distintos tipos de serpientes, asnos salvajes y cebras sin rayas (especie endémica de Irán), mientras que en las laderas de las montañas pueden verse gacelas, carneros, cabras y ovejas de monte. Las mesetas son propicias para la cría de ovejas, cabras, vacas, mulas, asnos, caballos, camellos y búfalos.

En cuanto a las aves, predominan los patos silvestre, ánsares, cigüeñas, grullas, codornices, gorriones, perdices, faisanes, palomas, urogallos, águilas, halcones, gavilanes, buitres y diversas especies de aves marinas.

El esturión, que produce el mejor caviar del mundo, es el pez más significativo del país.

'