Jarraqani, un sufí persa

Jarraqani, un sufí persa

 14,00 IVA incluido

Sinopsis:

El libro que presentamos no contiene ningún escrito personal de Abul Hasan, sino que incluye situaciones, dichos y anécdotas de su vida recogidas por sus discípulos o recuperadas a través de la literatura sufí.

El manuscrito original que da pie al texto de Fariduddin Attar se ha perdido por completo. Su título era «La luz de las ciencias» y fue redactado por un autor hoy desconocido que tuvo que pertenecer, sin duda alguna, al entorno más próximo del maestro. Este texto ha llegado hasta nuestros días a través de un resumen contenido en un manuscrito del siglo XIII, que se encuentra en el Museo Británico. Dicho resumen es realmente exiguo y su consideración solo resulta útil para la confirmación del texto de Attar.

En el texto destaca la expresividad ruda, casi apremiante, de sus dichos, expresividad que yace desnuda de cualquier retórica, así como la autoridad sin paliativos que desprenden sus palabras y afirmaciones.

Sobre el autor:

Farid Uddin Attar, cuyo nombre real era Abu Hamed Mohamed B. Abu Bakr Ebrahim, nació en Nishapur (Jorasán, Irán) en 1145 y murió en el año 1221.

En su juventud viajó a Egipto, Siria, India y Asia Central.

Fue un célebre poeta y místico musulmán de los siglos XII y XIII, uno de los grandes maestros y poetas de la literatura sufí y su influencia fue considerable tanto durante su vida, como después de su muerte.

Se cuenta que en la ciudad de Nishapur conoció al joven Rumi a quien renombró como Yalal ad-Din. Al parecer el Jeque Attar quedó muy impresionado por el joven, y le dijo a su padre luego de regalarle una copia de su “Asrar Nameh” (Libro de los secretos): “Pronto este hijo tuyo hará arder a los aspirantes espirituales de este mundo”.

Sin embargo Attar no mencionó claramente a ninguno de los sufíes de su tiempo como su propio maestro, aunque es obvio que, desde su niñez, animado por su padre, admiraba a los grandes santos sufíes del pasado, sus enseñanzas y formas de vida. Su extensa obra está influenciada por Al-Ghazali, Hakim Sanai y Abu Yazid Bistam.

Dicha obra la realizó simultáneamente a su actividad de perfumista, boticario y vendedor de especies. De hecho, Attar significa “perfume extraído de flores, hierbas o especies” o “farmacéutico”.

Escribió más de un centenar de obras de las que merecen destacarse El coloquio de los pájaros, El libro divino, El libro del consejo y el Memorial de los santos o Primeros Maestros sufíes.

La irradiación de su obra poética fue reconocida por su continuador y reconocido sucesor literario, Jalaluddin Rumi.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.